Cómo no me he preocupado de nacer,

no me preocupo de morir.

Federico García Lorca

Deja un comentario