El paso del tiempo

No todo muere con la muerte, sobrevive como puede la memoria y con mi voluntad o sin ella, filtra imágenes, sentimientos, quebraduras.

picFrame
Fotografías de José Luis Villalba

Obstinada como es, mi memoria insiste en buscar imágenes, olores, colores, espacios, en fin, arraigo y pertenencia en tu recuerdo, padre.

Suponía que la muerte iba a fijar en un instante del tiempo, como si fuera una fotografía, los recuerdos, todos esos sentimientos, quizás el olvido y el perdón, pero el tiempo transcurrido me confunde. Y es que el tiempo empieza a mezclar la realidad con los sueños (y la fantasía). Y así es como me encuentro pensando otra vez en esa forma de vivir que nos legaste y que nuevamente, con voluntad o sin ella, permea existencialmente mi forma de vivir.

A ratos añoro tu regreso, ir a verte, conversar, contarte mi pasaje por la vida, que soy grande y tengo unos pequeños que serían tu deleite, de que conversaras con Pedro y coquetearas con Ema.

Quiero honrarte y desde los recónditos lugares mi alma permito que circulen de ida y vuelta recuerdos de infancia y de adolescencia que cantan con voz muy baja, pero que sangran a gritos.

Papá, no sé como estar sólo, como traerte y que me acompañes, que me guíes, por eso me encerré un momento a revisar mi historia y a recordarte en un nuevo aniversario de tu partida, y aunque me prometí no llorar, ha sido imposible ver claro.

Hace 15 años que partiste, y yo hace 15 que empecé el camino para encontrarte…

Un comentario en “El paso del tiempo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.