Volver a casa…

Cuando se está fuera, se extraña, la familia a morir, la rutina que te sirve, la ropa limpia, tu cama, en fin muchas cosas, sobretodo cuando son muchos los días que han pasado. También se disfruta, se conoce, se desconecta, se despreocupa (y se preocupa por otras cosas), o sea hay de dulce y de agraz, lo bueno y lo malo.

Sin embargo, no importa en que ciudad estés, ni lo que te ocupe, lo cierto es que cuando los propios ciudadanos se acerquen a ti para preguntar por una calle; cuando sepas exactamente como pedir un thé, usar el metro, el bus o las bicicletas sin dudar ni equivocarte o preguntar; o mires a otro extranjero en una fila tratando de decidir y pienses “otro mas, que lata”; cuando la gente que trabaja en el hotel te salude como todos los días lo hace quien está a tu lado; o cuando (ya en el extremo) salgas sin cámara de fotos… ten por seguro, que es tiempo de volver a casa…

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Deja un comentario